lunes, 8 de abril de 2013

No voy al Saló



Este año iba ir al Saló, tenía que acudir a una reunión para comenzar a trabajar en serio en un proyecto que llevo desarrollando dos meses, pero la reunión se ha torcido, por decirlo de alguna manera, así que no es necesaria mi presencia  por lo que prefiero no ir al Saló.
Cartel de Alfonso Zapico
Me apetecía mucho ir además de la reunión también para poder charlar y ver a los amigotes del mundo del tebeo. Del proyecto no puedo decir nada todavía hasta que no se haga público o bien se anule.

Solo voy a explicaros como veo todo el panorama tebeil, pero antes tenéis que saber (por si no me conocéis) que a mi gusta el orden, saber que cada cosa tiene un lugar y un espacio, que pueda moverse y evolucionar pero sobre todo no entorpeciendo al resto de cosas a su alrededor, supongo que por eso junto con Víctor Rivas y Cazares organizamos Set de Cómic.

Pues bien ahora mismo veo a la industria como un caja gris, grande que esta rebosando de todos los restos que no sabes donde colocar, esta llena de suciedad y de plásticos rotos, algunas cosas están resquebrajadas o en un estado deplorable (sabéis de que tipo de caja hablo ¿verdad?). Una caja que esta situada en una tabla roñosa con cuatro ruedas que a veces ni consigues mover de lo sucias que están.

También hay una estantería que hay encima con cosas espectaculares de bonitas, algunas tienen una portada preciosa pero con un interior desacorde, otras tienen una portada sosaina pero con un contenido que te deja sin aliento y hay las que son perfectas.  

Pero claro, echas un vistazo a esa estantería  y ves esa parte tan alucinante en la que te quieres perder para disfrutar con todos tus sentidos, y, de repente bajas la mirada y allí esta la caja gris llena de mierda y te deprimes y das media vuelta y te largas.

Por supuesto algún día tienes que vaciar esa caja y hacer limpieza, tirar para siempre lo que no sirve, lo que esta roto. Tal vez limpiar y descubrir que hay cosas que puedes volver  a poner en tu estantería maravillosa, y después ordenar la caja de restos por importancia, tienes que cambiar la caja por una roja y luminosa (ya sabéis lo que dicen de los cuadros que si no es bueno que sea grande y si no que sea rojo), ponerle unas rueditas bien practicas  para que puedas moverla de aquí para allá y atraer miradas.
Y comenzar de nuevo. Con otra perspectiva. Haciendo repaso de los errores que te llevaron a llenar esa caja gris y no caer de nuevo.

Creo sinceramente que en el mundo del tebeo-cómic-novela gráfica hay más cosas bonitas y espectaculares para poner en la estantería y comprar estanterías nuevas,  que cosas para poner en la caja de restos, pero hay personas que no les gusta el cambio que se sienten cómodas en la mediocridad o les da tanto miedo y pereza  mover esa caja que pasan.

Ahora mismo esa caja gris es tan grande que se necesita la ayuda de todo el mundo para limpiarla, si te dejan claro.

En fin después de esta paja mental sobre lo que pienso de la situación actual el resultado es que no voy al Saló. No tengo ganas, y esperare pacientemente en mi casa mientras hago unos kilómetros a que me digan el veredicto final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario